viernes, 28 de noviembre de 2014

POLVO QUE EL VIENTO ESPARCE

O poeta é um fingidor.
Finge tão completamente
Que chega a fingir que é dor
A dor que deveras sente.

Fernando Pessoa (1888-1935)

fotografía:© JJ 2014
POLVO QUE EL VIENTO ESPARCE
Llueve.
El viento desnuda
furioso las ramas.
Las calles están vacías,
la noche me llama.

Mariposas vestidas
de colores de otoño,
son las hojas que vuelan
ante mis ojos.

Recorren las gotas de lluvia
el cristal de mi ventana
y, otra vez, suplico versos
a cada nube que pasa.

Tengo abierto mi cuaderno.
Tengo la pluma en la mano,
mientras rompen el silencio
el sonido de la lluvia
y las notas de un piano.
Pero no llegan los versos
las hojas siguen en blanco.

Hoy no me siento poeta,
soy tan solo un verso suelto,
un caminante cansado
al que se le acaba el tiempo.
.....
Soy una sombra
tras la ventana
que, lentamente,
se disuelve en la noche.
Soy una gota de lluvia
que se pierde en el mar.

Soy un soplo de aire,
vapor de nubes,
polvo que el viento esparce
y muere en silencio.

©JJ 2014