sábado, 7 de junio de 2014

TUVE QUE SOÑAR EL DÍA


Soñé una vez que escapaba
al interior de una nube
y dentro del sueño estuve,
mientras la nube habitaba.
Soñé que mi alma llegaba,
no importa a que isla desierta,
donde soñaba, despierta
en la playa una sirena,
sentada sobre la arena,
de espuma de mar cubierta.



Soñé que la luna llena
me iluminaba el camino.
soñé con rosas y vino
donde se ahogaba mi pena,
Soñé un canto de sirena:
poema hecho de mar.
Soñé que sabría encontrar,
si la luna me besaba,
el verso que se escapaba
mientras creía soñar.

Y,al saber que amanecía,
para saber que soñaba,
tuve que soñar el día.



© JJ 2014